La escuela albergue Joaquín V. González de Pampa Vieja, Jáchal, se convirtió en el hogar de muchos niños que sufrieron en sus casas la crisis por la pandemia y que necesitan del refugio de la institución. Es por esto que en muchos casos se quedan toda la semana, situación que hace algunos meses no lo hacían.


“Mi hija hace un año iba a clases y volvía a casa, pero perdimos el trabajo con mi marido y la verdad es que se nos hace muy difícil asegurarle la comida a Camila”, contó compungida Claudia Rojas. Este caso no es el único que se da en Pampa Vieja. Incluso docentes de la escuela González contaron que “muchos de los niños sólo pueden asegurar sus comidas viniendo a la escuela albergue”.


Huerta
A pesar de las necesidades económicas que tiene la escuela, la enseñanza no se detiene. Es por ello que el año pasado se realizó una huerta, que este año será ampliada. Trabajarán junto a la escuela agrotécnica Videla Cuello. El objetivo es, además, que cada estudiante integre a sus conocimientos cómo realizar su propia huerta y llevar esta iniciativa, en una zona que se destaca por la producción agropecuaria en el departamento. “Con esta huerta se podrá abaratar costos y enseñarles a los alumnos a producir sus propios alimentos”, contó entusiasmada la docente Marcela López.