Sé parte de la comunidad

Judiciales

La dolorosa historia de la mujer que se suicidio por una violación a su hermana

Se suicidó tras descubrir que su marido violó y embarazó a su hermana de 12 años

Publicado

el

Jonathan Frutos, imputado por abusar sexualmente y dejar embarazada a su cuñada, cuando la menor tenía 12 años, acordó en un juicio abreviado que se desarrolló en la Sala N° 3 de la Cámara Penal de los Tribunales de Concordia, la sentencia de 8 años de prisión efectiva por el aberrante hecho, acuerdo avalado por el juez Mario Figueroa.

El abuso ocurrió en el año 2016, pero la denuncia fue realizada en el año 2017; luego se comenzó con la parte probatoria, y la Fiscalía acreditó que entre los meses de mayo y junio de 2016, Frutos, de 35 años, y que en ese entonces tenía 33, mantuvo relaciones sexuales con la menor, quien posteriormente dio a luz una niña que -se acreditó- es su hija.

La pareja del violador, una joven madre de dos niños, se suicidó en 2017 en el asentamiento La Bianca. La mujer, de 19 años, había tomado la fatal decisión al enterarse que su pareja era quien había abusado a su hermana, de 12, que después fue madre de una niña que hoy tiene 2 años, según informa el medio UNO de Entre Ríos.

Por su parte, el fiscal Germán Dri, explicó: “Se desarrolló un acuerdo de juicio abreviado a partir de la denuncia realizada por los familiares de la niña que tenía 12 años y que tuvo una relación con el imputado mayor de edad. Por la edad de la menor, ésta no podía consentir la relación sexual. Así lo prevé el Código Procesal Penal. Una niña no está en condiciones de madurez para consentir una relación de esa naturaleza, por lo cual corresponde imputar a Frutos del delito de abuso sexual con acceso carnal”.

Del mismo modo, recordó que, “previamente, se realizó la Cámara Gesell, se confirmó esta circunstancia y, aun cuando la niña había manifestado que era una relación de ambos, lo cierto es que eso no puede ser así”.

También, resaltó que se llevó adelante la investigación y se realizó una pericia de ADN, que se confirmó que era hija del imputado. Finalmente, el fiscal insistió con que se arribó a un acuerdo de juicio abreviado a partir de la pena y el imputado reconoció la autoría del hecho y se pidió al juez que dicte una sentencia condenándolo a 8 años de prisión efectiva.

¿Qué dijo la madre de las víctimas?

“Yo soy la mamá de la menor violada, y de mi otra hija, la que se ahorcó en La Bianca, mi hija querida que se mató cuando se enteró que la criatura que iba a tener mi nena era de su marido”, sostuvo Odilia Benítez a diario El Sol.

“Sabemos que este tipo firmó que aceptaba la condena de 8 años y la semana que viene se le va a leer la condena y ya de acá se lo van a llevar esposado porque lamentablemente estaba en libertad y por una semana más va a seguir en libertad”, agregó.

“Estuve en la audiencia y estoy conforme con lo que le dieron”, reconoció y, con lágrimas en los ojos, dijo que “lo que me queda ahora es luchar por mis nietos, seguir reclamando Justicia, y poder ver a mis nietos otra vez, porque (el violador) con mi hija fallecida tiene dos hijos, y la nena de 2 años con la hermana abusada”.

También explicó que “al nene mayor lo tiene el padre y al más chiquito lo tiene la abuela, y mi hija, que fue abusada, tiene la nena de 2 años. Ella se ocupa de su hija, la tiene muy bien, la lleva siempre al médico”.

Fuente: Crónica

Anuncio

Judiciales

“Ella se tiró sobre el fuego y se quemó”, la insólita excusa de un femicida

El imputado por homicidio calificado aseguró que sacó del placard la ropa, la roció con alcohol y la prendió fuego, pero que no tuvo intenciones de matarla.

Publicado

el

Ángel Saracho está acusado de asesinar a su pareja durante una discusión a fines de 2017 en la casa que compartían en Berazategui. Ayer, en los Tribunales penales de Quilmes, dio una insólita defensa: “Estábamos discutiendo, prendí fuego su ropa pero después ella se tiró arriba del fuego y se quemó, yo no lo hice directamente”.

El imputado por homicidio calificado aseguró que el 23 de diciembre de 2017 sacó del placard la ropa de Mónica Garnica, la roció con alcohol y la prendió fuego. Y argumentó que ella quien se tiró sobre las llamas y tuvo después que ser rescatada por sus familiares.

Sin embargo, testigos le quitaron fuerza a su relato. Una amiga de la víctima aseguró ante los jueces haberla acompañado a denunciar a Saracho por “lesiones”.

Otro testimonio lo dio un hombre que viajó con el acusado y Garnica en la ambulancia. Dijo que en el traslado Saracho le dijo que se había puesto “celoso” porque vio “unas fotos” en el teléfono celular de ella.

Finalmente, un vecino dijo que a través de la medianera vio a Saracho gritarle a Garnica que “la iba a matar”.

El juicio pasó a un cuarto intermedio y seguirá el próximo martes a la mañana con la declaración de otros testigos.

Garnica era estudiante universitaria y vendía especias en un mercado de Quilmes. El día de su femicidio fue trasladada a un hospital con quemaduras en el 55 por ciento de su cuerpo y después de agonizar durante un par de semanas, murió el 10 de enero.

Seguir Leyendo

Judiciales

Tiene 91 años, se quedaban con su jubilación y lo obligaban a trabajar

Le pagaban 200 pesos mensuales para trabajar brutalmente en el campo

Publicado

el

n aberrante hecho fue descubierto por la Justicia Federal tras una denuncia formulada por la delegación venadense de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre) a mediados de febrero de éste año cuando detectaron que un anciano de 91 años vivía esclavizado en un campo del sur santafesino desde hace doce años.

Le pagaban 200 pesos mensuales y cuando debía cobrar su jubilación lo iban a buscar, se quedaban con ese dinero y lo dejaban nuevamente en el campo para trabajar. Vivía en condiciones inhumanas.

El delegado Regional de UATRE Venado Tuerto, Juan Flaherty confirmó al portal Venado 24 que “el anciano de 91 años rescatado el viernes en un campo local, hacía cerca de 12 años que vivía en esas condiciones. Además precisó que desde el gremio realizaron la denuncia el último 18 de febrero”.

La denuncia fue recibida por el fiscal federal Arzubi Calvo durante los primeros días del mes de mayo y certificó las condiciones precarias de la víctima a través de tareas realizadas por la Gendarmería el viernes pasado que fue cuando intervinieron para rescatar al anciano explotado vilmente.

Flaherty relató que recibieron un llamado anónimo que daba cuenta de la situación en la que vivía esta persona. Conjuntamente con el Registro Nacional Trabajadores Rurales y Estibadores (Renatre) realizaron la inspección correspondiente en el establecimiento agropecuario y trasladaron la denuncia a la delegación local del Ministerio de Trabajo.

Historiando en el caso el Juez Federal de Rosario, Carlos Vera Barros, trasladará el oficio a principio de este mes al fiscal del Juzgado Federal de Venado, Arzubi Calvo, éste último ordenó el allanamiento bajo por presunta trata de persona al establecimiento el viernes por la tarde. En el mismo participaron personal de la Unidad de Investigaciones y Procedimientos Judiciales “Venado Tuerto” de la Gendarmería Nacional Argentina, la Agencia de Investigación sobre Trata de Personasde la PDI y con la colaboración de la Dirección de Políticas para Adultos Mayores de la Municipalidad de Venado Tuerto.

Infrahumano

Según consigno Venado24 “el hombre se encontraba en condiciones infrahumanas, vivía en una casa con piso de tierra, paredes sin revocar y tenía un precario baño afuera”, dijeron desde la Justicia para agregar que en la entrevista mantenida con el anciano, éste les contó que estaba en el lugar desde hace 12 años (llegó desde una provincia del norte) aproximadamente, y que era consciente de la situación en la que vivía”.

“Él nos decía que permanecía allí porque quería cobrar todo lo que le debía el patrón. La víctima trabajaba en la cría ovina y avícola, a la vez que era cuidador del campo y recibía una remuneración de 200 pesos mensuales. Además el encargado del establecimiento lo llevaba a cobrar su jubilación a un banco de Venado y después se la quedaba. No sabemos si luego se la iba entregando”, acotó Flaherty.

Identidad de los explotadores

Por otra parte, el delegado de UATRE, insistió con conservar los nombres del o las personas que explotaban al anciano (hasta que la justicia defina lo contrario) y solo aclaró que en establecimiento agropecuario vivía un hombre que habitaba otra casa en el lugar pero que no podía precisar si era el propietario.

Finalmente, consultado por la ubicación del campo, respondió que no tenía en su poder en estos momentos las actas correspondientes que se encuentran en la sede de UATRE, pero que “queda casi sobre la ruta 8 en cercanía del cruce con la ruta provincial 14”.

Fuente: La Capital

Seguir Leyendo

Judiciales

Una perito desmintió la versión que el médico Villar Cataldo dio sobre sus tiros al ladrón

Publicado

el

Finalmente, Lino Villar Cataldo postergó su declaración para mañana. El cirujano está acusado de asesinar a Ricardo Alberto “Nunu” Krabler, de 24 años, y es juzgado por un jurado popular. Este retraso le permitirá preparar su exposición de hechos para, eventualmente, explicar o discutir las afirmaciones que hoy dio la criminalista que realizó el peritajes balístico del hecho: aseveró que los tiros con los que mató a Krabler fueron de arriba hacia abajo, refutando la versión que desde el principio sostuvo el médico: que había disparado desde el piso, y al bulto, después de que el ladrón lo hubiese despojado de su auto y cuando lo amenazaba de muerte con un arma.

De hecho, los policías que estuvieron el día del hecho en la escena del crimen tampoco hicieron una declaración favorable al acusado: afirmaron que el pistolón con el ladrón usó para concretar el robo estaba bajo la pierna de Krabler, ya muerto dentro del auto. Si esto fue así, no pudo haber ocurrido lo que Villar Cataldo dijo: que el asaltante lo apuntaba con el arma desde el coche, cuando pretendía escapar, y que esa amenaza lo llevó a tomar la pistola que había dejado en un macetero y abrir fuego en defensa propia.

Por la Sala A de los tribunales de San Martín, en el segundo día del juicio, pasaron 10 testigos que intentaron explicar a las seis mujeres y seis hombres del jurado lo que, a su criterio, sucedió aquel 26 de agosto del 2016 a las 20. Entre las declaraciones, la más esperada de hoy era la de la perito balística de la policía bonaerense Leticia Pons, que realizó el informe tras el hecho.

Pons detalló que uno de los cuatro disparos que hizo el cirujano contra Krabler dejó un orificio en el apoyabrazos de una de las puertas traseras. Gracias a ese rastro, los expertos lograron determinar que “el posible” recorrido de las balas fue de arriba hacia abajo. Además, el informe técnico ubicó al cirujano en la escena. Según ese peritaje, gatilló muy cerca de la puerta del conductor, desmintiendo, también, la primera declaración que había realizado Cataldo.

El médico había dicho que se defendió de un feroz ataque de Krabler. Que, tras pegarle con el caño del pistolón, el delincuente lo sacó del Toyota Corolla -auto que el seguro le había entregado en reposición pocos días antes, porque el anterior se lo habían robado- y que después, al dar marcha con el coche, le arrolló las piernas; en esa situación, el médico rodó hasta el cantero de la casa, tomó su pistola Bersa Thunder calibre 9mm que “había dejado allí, como hacía siempre” y, desde ahí, desde el piso, disparó al bulto para defenderse, entendiendo que estaba “en la línea de fuego” del asaltante.

Sobre esto, la perito, al ser indagada por la querella, a cargo de Juan Carlos Maggi, sostuvo que los disparos “no pudieron haber venido desde la puerta de atrás”.

El abogado Diego Szpigiel, a cargo de la defensa, preguntó a Pons si cabría alguna otra posibilidad que aquel resultado del informe porque, en su criterio, la autopsia no reflejaba el mismo resultado que el peritaje balístico. La especialista respondió que podría haber otra posibilidad, pero lo que aseguró es que los disparos que salieron de la Bersa Thunder de Villar Cataldo fueron de arriba hacia abajo y que el cirujano tuvo que estar de pie para poder tener ese ángulo de tiro.

Otro de los puntos que Pons precisó fue que el pistolón que se le encontró a Krabler, debajo de su muslo, “no era apto para el disparo” porque “no posee martillo y no posee cola”. Ante esto, Szpigiel le preguntó si era posible que, a la distancia en que se encontraba Krabler de Villar Cataldo, el médico podría haber reconocido que esa arma no estaba en condiciones de funcionar. La respuesta de Pons fue un categórico “no”.

También declaró el vecino del cirujano que minutos antes de que suceda el hecho se lo cruzó en la puerta del consultorio, situado en la calle Ombú 6865, de Loma Hermosa. Hugo Giollaiani describió que cuando arribó a su casa, Villar Cataldo se iba. Dijo que charló brevemente con él y que al rato, cuando ya estaba dentro de su casa, escuchó un grito de dolor y un “¡te voy a matar hijo de puta!”. Szpigiel, ante esto, le preguntó si podía identificar quién había dicho eso.. “No corresponde a la voz de Cataldo”, contestó el testigo, mientras los miembros del jurado, atentos, tomaban nota.

Al final de su declaración Giollaiani dijo que había visto en varias ocasiones a Villar Cataldo guardar el arma en el cantero del chalet donde tenía su consultorio. La fiscal de juicio, Noemí Carreira, cuestionó a Giollaiani porque no bien empezó el relato, el testigo había enfatizado que nunca lo había visto con una pistola, aunque sabía que la tenía.

Luego prestaron testimonio los policías que intervinieron en el hecho tras el llamado al 911. Primero pasó el comisario Hernán Kumber y luego el subcomisario Cristián Casco, los dos efectivos de la seccional 5a. de San Martín. Casco precisó que el pistolón con el que, según el relato de Villar Cataldo, Krabler lo había amenazado de muerte estaba debajo de su muslo.

Según informaron fuentes del caso, Villar Cataldo declarará mañana ante el jurado popular, integrado por una profesora de inglés, un gasista, estudiantes, un empleado de una empresa de transporte y otro de una compañía de logística. Ellos definirán, presumiblemente este jueves, el destino del cirujano que mató al ladrón.

Fuente: LA NACION

Seguir Leyendo
Anuncio

Facebook

Anuncio

Actualidad

Copyright © 2017 ELSOLDESANJUAN.COM.AR Todos los Derechos Reservados. Editado en la Ciudad de San Juan, Argentina. Tel +549(264)155304748