Profesor pedía sexo a sus alumnos para levantar las notas – El Sol de San Juan – Noticias de San Juan
Sé parte de la comunidad

Policiales

Profesor pedía sexo a sus alumnos para levantar las notas

Los desaprobaba para después invitarlo a su casa con el fin de “corregir errores”.

Publicado

el

Escándalo en un Instituto de educación terciaria de la ciudad santafesina de Reconquista, ante la sucesión de denuncias por acoso a uno de los profesores del cuerpo docente. El acusado fue apuntado por insinuar y requerir relaciones sexuales a cambio de una mejora en las calificaciones de sus alumnos, según consta en la denuncia efectuada por uno de ellos, en las últimas horas.

Justamente, quien impulsó la causa aseguró que el instructor lo desaprobó en reiteradas oportunidades, para posteriormente invitarlo a su domicilio con el fin de “corregir errores”. En el Instituto Superior de Profesores N° 4, “Angel Cárcano”, de la ciudad de Reconquista, tuvieron lugar los hechos denunciados por Tobías Rizzieri, un joven estudiante de Educación Física que acusó al docente Víctor Gahn, de 55 años, de acosarlo en diversas ocasiones, principalmente en los días previos a un examen, y durante la posterior entrega de la nota del mismo.

Al respecto, el denunciante detalló a Crónica que al ser varones nadie se animaba a denunciarlo. En mi caso, me animé, con el apoyo de mi familia, porque tuve cuatro intentos para recibirme y siempre me ponía una excusa para desaprobarme, y después me invitaba a la casa para explicarme y corregir los errores.

A su vez, el alumno reveló que “accedí a la casa, la primera vez, pero me abrazaba, me decía que tenía algo extra que hacer si quería aprobar la materia”. En consecuencia, logró superar el temor a los prejuicios, cobró valentía ante el incremento de los hostigamientos y acudió al Centro Territorial de Reconquista con el afán de radicar la denuncia.

La acusación impulsó a otros estudiantes, y por lo tanto se han sumado nuevos casos, alcanzando un total de siete. Al respecto, Tobías consideró que “él no va con cualquier persona, sino que apunta a chicos de bajos recursos y de personalidad tímida. A muchos chicos les preguntaba por el tamaño de su miembro, y hasta les aseguraba que debían acceder a sus pedidos si todavía tenían ganas de aprobar la materia”.

No obstante, a pesar de la imputación, el docente continúa desempeñándose en su cargo, profundizando aún más la angustia y la desesperación de las supuestas víctimas. Por esta razón, el primero de los alumnos en alertar a las autoridades policiales dejó en claro quela problemática es que él trabaja con menores y ninguna autoridad hace nada”.

En este sentido, Rizzieri vincula la ausencia de medidas que resguarden a los jóvenes de su profesor con el silencio y la complicidad de los pares de aquel. Los profesores salieron a desmentir pero nosotros hemos presentado pruebas en las que ellos les pedían que se callaran porque sino sería imposible aprobar la materia con ellos. Es un entramado horrible”, expresó el autor de la acusación.

Comunicado del instituto

“Reunidos los profesores de la carrera de Educación Física del Instituto Superior N° 4 “Ángel Cárcano de la ciudad de Reconquista ( Santa Fe) y directivos, repudian los dichos vertidos por el estudiante Tobías Riccieri y sus familiares, acerca de que en esta especialidad se suceden situaciones de acoso y se silencian por parte de algunos profesores. Por el contrario, negamos categóricamente tales acusaciones y entendemos que empañan la trayectoria de profesores y directivos de esta Institución“, manifestaron.

Crónica

loading...

Policiales

Reconocido político fue acusado de violación

“Al monstruo hay que ponerle nombre y apellido”, escribió la joven de 29 años en una carta que difundió luego de denunciar al senador

Publicado

el

Una sobrina del senador tucumano José Alperovich fue denunciado por su sobrina por violación. La joven, que trabajó en la campaña de su tío como candidato a gobernador de su provincia, realizó este viernes la denuncia en los Tribunales penales de Tucumán y en Buenos Aires, en la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM), ya que los abusos habrían ocurrido en ambas provincias.

A través de una carta, la joven de la que no se difundió el nombre vertió las acusaciones contra su tío que la habría abusado desde finales de 2017 hasta 2019. Durante un año y medio sufrí violaciones a mi integridad física y sexual. El avasallamiento fue demoledor. Tanto que ni siquiera pude ponerlo en palabras. Él oscilaba libre y cómodamente en los tres escenarios ante los que me posicionaba: el familiar, el laboral y el del horror de la intimidad que me forzaba a vivir con él”, dice uno de los fragmentos más duros del texto. 

LA CARTA DE LA VÍCTIMA

Estoy segura que ninguna persona que haya sufrido violencia sexual quisiera estar en este lugar, desnudando la intimidad más dolorosa de su vida. Pero nos obligan a encontrar en esta manera la posibilidad de ser escuchadas. Ya no nos callamos más, pero tampoco queremos hablar por lo bajo de lo que nos pasa, de lo que sentimos, de lo que nos hicieron y de cómo hacemos para volver a la vida después de que hechos tan traumáticos nos la cambiaron para siempre.
No escribo para convencer a nadie de nada. Estoy aquí contra la opresión del silencio y por la necesidad de recuperar mi vida, de sanar llamando a las cosas como son, sin suavizarlas ni teñirlas, poniéndole al monstruo nombre y apellido. Cuando no le ponés nombre, no existe.
El mío se llama Jose Jorge Alperovich, mi tío segundo y jefe, por quién fui violentada sexual, física y psicológicamente desde diciembre del 2017 hasta mayo de 2019. Durante un año y medio sufrí violaciones a mi integridad física y sexual. El avasallamiento fue demoledor. Tanto que ni siquiera pude ponerlo en palabras. Él oscilaba libre y cómodamente en los tres escenarios ante los que me posicionaba: el familiar, el laboral y el del horror de la intimidad que me forzaba a vivir con él.
No quería que me besara. Lo hacía igual. No quería que me manoseara. Lo hacía igual. No quería que me penetrara. Lo hacía igual. Inmovilizada y paralizada, mirando las habitaciones, esperando que todo termine, que el tiempo corra. Ya saldría de ahí y estaría en mi casa, ya habría más gente alrededor, ya el disimulo y el trabajo lo iban a alejar de mi. Ya se cansaría de mi, de que no quiera, de que sea “asexuada” como me llamaba. Pero su fijación no cesaba, durante mucho tiempo quiso más y más seguido, con más ganas, con más fuerza, con más violencia por mi resistencia.
La sensación de que nunca nadie iba a salvarme, de que no iba a haber una interrupción o algo que me sacara de esos lugares. Era expresamente su voluntad. Yo no podía salir sola del encierro porque sabía que tras la primera puerta había caseros, y policías y custodios armados. Todos sabiendo lo que estaba pasando adentro y cuidando las fronteras de él. Estaba completamente atrapada.
Yo nunca elegí estar ahí de esa manera. Se lo decía en cada no. Pero mis no para él nunca fueron suficientes. No se trataba del ímpetu ni de la cantidad de veces que se lo decía ni de como se lo explicaba ni de como mezquinaba mi cuerpo ni de como intentaba defenderme ni si lloraba o no. Nunca en mi vida lloré tanto.
Durante todo ese tiempo no tuve ni un respiro. Trabajé sin parar, sin vacaciones, sin feriados. Solo me liberaba cuando él viajaba. Pero cuando regresaba, volvía también la pesadilla. Hasta que se detuvo, hasta que las situaciones en las que el disponía quedarse solo conmigo para tocarme y penetrarme se volvieron situaciones ya de violencia y maltrato público, delante de personas. Pero ya no más por dentro, ya no más al hueso, ya no más solos.
Pensar en quién era yo antes, sin miedo, con deseo de desarrollarme, de aprender, de vivir. Si me conocías pensarías que era una mujer a la que jamás le podría pasar algo así. El peligro cayó sobre mí todo junto, encubierto en el afecto familiar y en la seriedad de lo laboral. Quedé atrapada y atravesada para siempre.
A mí esto me cuesta desde el día que empezó a pasar y en todos los sentidos. Solo quiero justicia. Recuperar mi vida. Tengo 29 años, soy libre, soy joven. Quiero volver a empezar poniendo cada cosa en su lugar. Responsabilidad de acciones, consecuencias para quien corresponde. Hasta ahora, sólo las cargo yo. Sacarme esta mochila que ya no puedo sostener más y entregársela a su dueño.
No miento, no busco fama. Nadie quiere hacerse famosa por contar el horror que vivió. No quiero dinero ni hay un trasfondo político detrás de mi denuncia. Soy mucho más que todo eso que se pueda especular. Esto es por mí. El motivo más importante de mi vida es mi renacimiento, mi sanación y la búsqueda de justicia. ¿Qué motivo más importante que el valor de mi propia vida puedo tener?
Estoy acá contando lo que viví por mi seguridad pero también para que otras mujeres se animen a hablar. Esto no me mato, me puedo proclamar y me puedo defender. Me puedo recuperar, me puedo cuidar, me puedo elegir. Hoy elijo no callarme nunca más. A pesar de que me decía, en pleno horror: ‘cállate, ¿no ves como estoy?’, para tapar todos mis no. No me callo nunca más. Este es mi nunca más. Ojalá también sea el nunca más de todas aquellas que queremos dejar de callar.Elijo cerrar con estas palabras de Zuleika Esnal: “A las que denunciaron. A las que no. A las que pudieron salir. A las que no. A las que me escriben pidiendo que escriba. A las que me escriben pidiendo que no, que solo quieren probar qué se siente que alguien más sepa su infierno. A las todavía no. A las ahora sí. A las no puedo. A las sin nombre ni apellido. A las no pongas mi ciudad, por si me encuentra. A las mi vieja sabía y no hizo nada. A las de huesos rotos. A las que ya no están para contar su historia. A las que están acá pero no pueden contarla. A las que escriben paredes. A las que no. A las que salen a la calle. A las que no. A las que me va a sacar el nene si denuncio. A la memoria de todas. A sus mamás. A todas las mamás. (…) A las callate y aguantá. A las no aguanto más. A las me quiero morir. A las de sexo anal para no quedar embarazada de mi viejo en sexto grado. A las viajeras que no vuelven. A las que vuelven y es un lujo. A las te escribo ahora que duerme. A las te dejo que volvió. A las me mata si se entera. A las no sé a quién recurrir. A las te escribo porque yo no tengo a nadie”.

Fuente: Telefe Noticias

loading...

Seguir Leyendo

Policiales

Aberrante: violaba y retenía cautiva a su mujer

El tremendo suceso fue descubierto en la localidad bonaerense de Florencio Varela. Pesquisas policiales apresaron al degenerado.

Publicado

el

En la localidad bonaerense de Florencio Varela, los efectivos de seguridad lograron detener a un peligroso degenerado, que era buscado por haber mantenido cautiva a su esposa, a quien tenía encerrada en la vivienda familiar, con las ventanas soldadas, para impedir que huyera. La víctima, de 24 años, fue violada salvajemente y en reiteradas oportunidades por el depravado.

Los voceros del departamento judicial de Quilmes revelaron que el individuo, llamado Julio Gabriel, de igual edad que la muchacha, fue apresado por los pesquisas de la comisaría 1ª de citado distrito, quienes lo interceptaron en el cruce de 540 y 525, en el sur del conurbano provincial.

Trascendió que la joven era mantenida prisionera en la vivienda familiar por el sátiro, quien siempre cerraba con llaves las diversas puertas de ingreso de la casa y que además había decidido soldar las ventanas del inmueble.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, finalmente la damnificada consiguió escapar de la finca, oportunidad en la que denunció el infernal calvario ante la Justicia.

Intervinieron en la causa, que fue caratulada “Abuso sexual con acceso carnal reiterados en concurso real con privación ilegal de la libertad agravada”, el doctor Alejandro Ruggeri, fiscal de la Unidad Funcional N° 8 -temática de Delitos Sexuales- y el magistrado Diego Agüero, titular del Juzgado de Garantías N° 6, ambos de Florencio Varela y dependientes de los tribunales de Quilmes.

loading...

Seguir Leyendo

Policiales

Impresionante vuelco en plena Capital sanjuanina

Chocó contra un colectivo y quedó dado vuelta. Manejaba una mujer de 40 años.

Publicado

el

Este viernes cerca del mediodía ocurrió un accidente en la esquina de calle Güemes y Avenida Córdoba. La conductora del vehículo tuvo que ser trasladada al Hospital Rawson debido a como quedó dentro de su vehiculo

Un Peugeot 205 rojo colisionó fuertemente contra un colectivo, y producto de esto quedó dado vuelta en la mitad de la calle. El colectivo es de la línea 38 de la empresa La Positiva que trasladada pasajeros que no sufrieron heridas considerables.

La conductora, una mujer de 40 años aproximadamente, y su acompañante tuvieron que ser trasladados en ambulancia al Hospital Rawson. A raíz del impresionante vuelco, el tránsito estuvo interrumpido por varios minutos.

loading...

Seguir Leyendo

Actualidad

Copyright © 2017 ELSOLDESANJUAN.COM.AR Todos los Derechos Reservados. Editado en la Ciudad de San Juan, Argentina. Tel +549(264)155304748